Hospital de Soacha, un monumento a la generosidad…

El Hospital Mario Gaitán Yanguas de Soacha se puede considerar un monumento a la generosidad y a la bondad de muchas personas.

Una mañana del mes de abril de 1941, un hacendado de reconocido renombre Honorato Espinoza, decidió hacer una donación de un lote grande en Soacha, para que allí se construyera un hospital en el que se atendiera a su población. Los encargados de ejecutar la obra decidieron que se llamaría Hospital Santa Helena.

La historia del municipio dice que en aquella época el párroco de la localidad, sacerdote Manuel Vicente Rojas, también compró otro terreno para construir el hospital, pero su ubicación estaba más distante que el lote que regaló don Honorato Espinoza y por eso se desechó.  Sin embargo, años más tarde esa propiedad se convertiría en lo que hoy es el Polideportivo de Soacha.

Con el liderazgo del sacerdote Manuel Vicente Rojas y la generosidad de la comunidad, mediante bazares, verbenas populares, rifas y donaciones, apoyados por las autoridades municipales se recogió el dinero para iniciar la obra de construcción del hospital. Luego, personalidades nacionales de esa época, como era el doctor Carlos Lleras Restrepo, Abel Casablanca, Janori Gómez, Enrique Vargas Muña, entre otros, se sumaron a la idea de buscar la construcción de hospital regional en Soacha.

 Sin poder ver realizado su sueño, en 1960 muere el sacerdote Manuel Vicente Rojas, en medio del reconocimiento general.

 

En 1963, se reanudan las obras y el comité encargado de avanzar en la idea, con apoyo de la comunidad, decide que el hospital debe llevar el nombre de su gran impulsor, el reverendo Manuel Vicente Rojas.

Ya en 1973, después de muchos esfuerzos de la ciudadanía, se logró inaugurar la primera planta del hospital, con un cupo de 10 camas para pacientes y una pequeña instalación para los médicos.

Antes de terminar la construcción del hospital, en una casa de alquiler funcionaba un puesto de salud, atendido por el medico Paulo Rivera, y otros galenos como Jacobo y Eduardo Bolaños Tovar, quienes fueron pioneros de los servicios médicos en la localidad.

En 1983, la Asamblea Departamental de Cundinamarca, dictó la ordenanza número 12 del 5 de diciembre, para darle vida jurídica a la entidad promovida por la comunidad.

Inexplicablemente, en los años 1982 y 1983, se decidió cambiar el nombre del hospital de Soacha, Manuel Vicente Rojas, por el del médico Mario Gaitán Yanguas, reconocido médico que fue director del Instituto Nacional de Cancerología en 1958, luego de ejercer como Jefe de Radioterapia durante 10 años. El nuevo nombre del centro hospitalario fue ratificado en 1984 mediante resolución del Servicio seccional de salud de Cundinamarca. -

En 1986, mediante ordenanza de la Asamblea de Cundinamarca, el Hospital se convierte en Empresa Social del Estado “Mario Gaitán Yanguas”, como se le conoce hoy, después de muchos años de esfuerzos colectivos y de prestar servicios generosos.